CONCENTRACIÓN CENTRO ORIENTE

Principales núcleos productivos

 

Principales núcleos productivos

Índice de dispersión geográfica
de la producción de los cultivos
identificados como relevantes

OCCIDENTE DE CUNDINAMARCA–ORIENTE DEL TOLIMA-HUILA (Piso térmico templado-caliente):

Variedades y condiciones agroecológicas:

  • Mango: Tommy Atkins, Haden, criollo
  • Limas: limón común, lima ácida Tahití

    MANGO: sólo las variedades criollas cuyos árboles tienen más de 15-20 años han logrado adaptarse de manera óptima en la zona centro del Tolima y con una menor productividad en el occidente de Cundinamarca. Para las variedades foráneas (Tommy Atkins, Haden), la alta humedad relativa y, en algunos casos, el uso de material vegetal foráneo sin la debida adaptación, han impedido que el mango, cuya siembra presentó un auge desde mediados de los años ochenta, logre una buena productividad. En Cundinamarca las variedades son múltiples (por lo menos 16) y su origen es en un 90% silvestre.

    LIMA TAHITÍ, LIMÓN COMÚN y NARANJA (diferentes variedades): en la zona plana del centro y sur del Tolima, existen las condiciones de luminosidad óptimas (más de 1.800 horas-luz/año). Sin embargo, la humedad relativa es, en algunas zonas,  superior a la ideal, ya que alcanza los 1.200 mm anuales. Para el occidente de Cundinamarca la altura es mayor y, en algunas zonas, con  humedad relativa menor, existen diferentes variedades de naranja adaptadas a las condiciones agroecológicas de la zona, pero los cultivos son dispersos y la productividad baja. 

Perfil productivo y desarrollo tecnológico:

MANGO: en los municipios de Espinal, Ibagué y Armero, los productores, en promedio, poseen más de 10 hectáreas;  tienen acceso a la tecnología y a la información comercial;  formación superior y disponen de capital de riesgo para la inversión de familia o derivado de otras actividades comerciales. Incluso, existen inversionistas residentes en  Bogotá que datan de la época del auge del mango. Pero en municipios como Coyaima, Natagaima y Guamo, el productor es pequeño (entre 0,5 y 3 hectáreas), con una formación máximo de bachillerato y con un acceso limitado a la tecnología. Sin embargo, estos productores han logrado mantener sus niveles de productividad estables pero con alta estacionalidad.

LIMA TAHITÍ: existe actualmente un auge del cultivo (2001-2002). Los productores se han desplazado del mango y la guanábana y han realizado inversiones de mediana envergadura. Este productor posee formación superior, capital de riesgo y una extensión de tierra cosechada que varía entre las 10 y las 50 hectáreas. Algunos de estos productores realizan inversiones importantes en tecnología: compran insumos de calidad, realizan un adecuado manejo agronómico y acceden a la investigación local a través de entidades como Corpoica (Nataima).

OCCIDENTE DE CUNDINAMARCA–ORIENTE DEL TOLIMA (Piso térmico frío moderado):

1. Variedades y condiciones agroecológicas.

  • Mora de Castilla
  • Uchuva
  • Lulo de Castilla, la Selva

Los tres productos responden a las mismas condidiones agroecológicas, las cuales se hallan en los dos núcleos productivos: sur occidente de Cundinamarca y la zona montañosa del oriente del Huila. Dichas zonas cumplen con las condiciones agroecológicas óptimas para estos cultivos: entre los 15 y 18 grados centígrados (1800-2200 m.s.n.m), así como humedad relativa media- alta (más de 1500 mm anuales) y luminosidad media (1000 horas-luz/año) .

ALTIPLANO CUNDI-BOYACENSE Y VALLES ALTOS CIRCUNDANTES

Variedades y condiciones agroecológicas:

  • Pomáceas: pera (Triunfo de Viena) y manzana  (Roja, Emilia, Salamina y Pensilvania).
  • Rosáceas, Mirtáceas y Passifloraceas: ciruela (Santa Rosa), durazno (Pezón de Venus), feijoa y curuba (San Bernardo).
  • Hortalizas: tomate híbrido (larga vida), crucíferas (repollo, brócoli, coliflor), cebolla cabezona.

    CADUCIFOLIOS, CURUBA Y FEIJOA: la sumatoria de las pomáceas, mirtáceas, passifloraceas  y rosáceas (ciruela, pera, manzana, durazno, feijoa y curuba) representan la mayor área frutícola del altiplano Cundiboyacense y zonas altas aledañas, con cerca de 6.500 hectáreas. La región concentra la mayor producción de estos frutales en Colombia. Esto es posible gracias a un régimen de lluvias monomodal que genera un sólo periodo de invierno entre junio y septiembre. Este fenómeno, propio de la cordillera oriental en la latitud que corresponde al sur y centro del departamento de Boyacá y al piso térmico ubicado entre 2000 y 2600 metros, permite un régimen de frío y de humedad sostenido durante cuatro meses, precedido y seguido de una variación climática gradual tipo primavera-otoño: estas condiciones son similares a las de zona tórrida o estaciones, óptimas para estos frutales. 

    HORTALIZAS: el altiplano Cundiboyacense posee condiciones agroecológicas relativamente óptimas para una alta productividad en hortalizas. La luminosidad alta (más de 1.500 horas-luz/año) y la humedad relativa media (900 mm anuales), así como el alto contenido orgánico de los suelos permiten la adaptación adecuada de gran número de variedades de hortalizas.

Perfil productivo y desarrollo tecnológico:

CADUCIFOLIOS: un 90% de la producción es tradicional, es decir, que de las 6.500 hectáreas cosechadas en Boyacá de curuba, feijoa, cadicufolios asociados, durazno, manzana, pera y ciruela, sólo alrededor de unas 650 hectáreas se encuentran tecnificadas.

  • El tamaño promedio de la explotación está entre 0,5 y 2 hectáreas.
  • Excepto para los caducifolios y la feijoa, productos en los que han incursionado en la última década algunos productores procedentes de Bogotá y Tunja con formación superior y capital de riesgo para la inversión, el productor local no posee formación superior y, en general, tampoco accede al título de bachillerato.
  • Sin embargo, existen zonas como Nuevo Colón y Jenesano donde tienen buen acceso a la capacitación técnica ofrecida por las UMATAS y el INCORA y donde han logrado, en el caso de Jenesano, conformar asociaciones de productores (FRUTAJEN). 

HORTALIZAS: existen dos tipos de productos según variedad:

Cultivo extensivo, semi-tecnificado: productos de alto consumo como cebolla, repollo y zanahoria.

  • Tamaño de la explotación: de 0 a 5 hectáreas
  • Formación primaria o bachillerato, sin título. Algunos poseen capacitación técnica.
  • Relativo acceso al crédito bancario y existencia limitada de algún tipo de contrato asociativo.

Cultivo altamente intensivo y tecnificado: productos de reciente auge en el consumo como ajo, pimentón, brócoli, lechuga y tomate (híbrido/ larga vida).

  • Tamaño de la explotación: menos de 2 hectáreas
  • Inversionistas de Bogotá, con formación superior, capital de riesgo familiar o derivado de otras actividades.
  • Acceso al crédito bancario; existencia marcada de contratos de asociación  (comercialización).

NOROCCIDENTE DE BOYACÁ - SUR OCCIDENTE DE SANTANDER.

Variedades y condiciones agroecológicas:

Guayaba común

  • GUAYABA: sus condiciones agroecológicas óptimas se ubican en un piso térmico más templado, entre los 1.500 y los 1.800 m.s.n.m, con una humedad relativa y una luminosidad altas. La región limítrofe entre el suroccidente de Santander y el noroccidente de Boyacá de Moniquirá conforma el núcleo productivo de la Guayaba.

Perfil productivo y desarrollo tecnológico:

Posee el mismo perfil que el productor tradicional de mora o tomate en Santander.

CENTRO-NORTE DEL DEPARTAMENTO DE SANTANDER Y NORTE DE SANTANDER.

 Variedades y condiciones agroecológicas:

  • Aguacate: Lorena, Trinidad y Criollo (común).
  • Mandarina: Lisa y Arrayana.
  • Piña: Perolera
  • Guayaba: Común y tipo Pera
  • Mora: Castilla
  • Otros cítricos: naranja valencia y lima Tahití.

    CÍTRICOS: para la mandarina, la naranja valencia y la lima Tahití se destacan las condiciones óptimas del norte del departamento de Santander y sur del departamento de Norte de Santander: en la zona baja entre los 200 y los 1000 m.s.n.m, con una pluviosidad inferior a los 600 mm al año y una luminosidad de más de 2000 horas-luz/año.

    GUAYABA: las condiciones óptimas se ubican al suroccidente del departamento, en el piso térmico templado que va de los 1.500 a los 1.800 m.s.n.m con humedad y luminosidad relativamente altas (alrededor de 1.500 mm anuales y 2.200 horas-luz/año).

    MORA: la zona ideal para este producto se encuentra en el centro y norte del departamento, entre los 1.800 y los 2.200 metros, con una luminosidad media (1.000 horas-luz/año) y una humedad relativa media alta (no inferior a los 1.500 mm anuales).

Perfil del productivo y desarrollo tecnológico:

Un 85% del área cosechada hortofrutícola de la zona es tradicional. Los productos asociados a este perfil son en general frutas y tubérculos: cítricos asociados, mora, aguacate (cultivo generalmente asociado al café y cacao), y también plátano, yuca y papa. En hortalizas este perfil se presenta para el tomate.

  • Tamaño de explotación: 0-5 hectáreas en promedio. Con presencia de algunos medianos productores que pueden llegar a cosechar un máximo de 20 has.
  • Perfil del productor: campesino con nivel de formación máximo de bachillerato, aunque existen algunos con formación técnica; escaso acceso al crédito bancario; relativa existencia de contratos asociativos (cooperativas y asociaciones para la financiación)

Existe, sin embargo, un porcentaje cada vez mayor  de productores tecnificados en el área de Rionegro, Lebrija, Girón, Bochalema, Durania, Los Santos, Piedecuesta, algunos usuarios del distrito de riego público o de pequeños distritos de riego privados. Los productos asociados a este perfil son algunos frutales y hortalizas: cítricos asociados y especializados (mandarina, lima Tahití, naranja valencia), piña, pimentón, ajo. 

  • Tamaño de explotación: 10-20 hectáreas tecnificadas promedio. Algunos alcanzan  hasta 30 hectáreas en cítricos y piña.
  • Perfil del productor: empresario con formación superior y capital de riesgo familiar (o derivado de actividad asociada); acceso al crédito bancario; existencia relativa de contratos de asociación (comercialización).

Prospectiva de desarrollo de la Concentración